Socarrat con el escudo de Valencia, siglo XV. Nuestros socarrats son realizados de manera artesanal, con materiales y diseños de la época.

Temas de los Socarrats I

22 de diciembre de 2013

La temática, los temas de los socarrats, son muy diversos pero los podemos sintetizar en cuatro o cinco grupos.
Por una parte, los socarrats geométricos, de composiciones muy simples, y los socarrats vegetales, generalmente enmarcados en un rectángulo interior, que suelen albergar un motivo vegetal rodeado de una cenefa. Ésta, realizada
en la mayoría de los casos con palmetas coptas en almazarrón.

Un grupo muy importante de temas de socarrats, por su gran variedad de diseños y simbolismo, son los socarrats zoomorfos o de animales.
Como norma general, la silueta central es pintada en negro y los adornos en almazarrón, aunque existen también los socarrats que contemplan una única figura.

Deberemos hacer un inciso para recordar y pensar en su finalidad, colocar el socarrat en su contexto, es decir, como decoración de los techos de las casas, generalmente a una altura de cuatro o cinco metros.
Es por esto que el artista, sin apartar la mirada del natural, debe simplificar y estilizar el modelo, para que no pierda la gracia de la silueta y se observen todos los detalles expresivos.

Peces, ciervos, conejos (siendo estos los más representados por ser un animal domesticado, de movimiento ágil y simpático), leones, águilas, gallos, toros, pájaros...forman el entramado de este grupo de socarrats.

Estos diseños medievales se inspiran en la moda de su tiempo, pero sobre todo beben de las fuentes de otras culturas y otros tiempos, continuando así con la tradición de atribuir a los animales una carga mágica y simbólica.
De este simbolismo crearemos una entrada en breve.

Antes de abordar el otro gran grupo de temas de socarrats, el antro-pomorfo, me gustaría citar a las torres, (la de Paterna está representada de diversas maneras), a los barcos, y muy interesantes los socarrats epigráficos, escritos estos tanto en grafía árabe como con fuentes góticas.

Aquí haré un inciso para recordar que los artesanos valencianos medievales eran de cultura y religión musulmana, y que, tras la reconquista pasan a denominarse mudéjares, ellos y su arte.

De ahí el paso de grafía árabe a la gótica: conforme avanzan los años y la cultura cristiana es predominante, los artesanos mudéjares se adaptan a su tiempo.
De esta manera aparecen también nuevos motivos de cultura gótica: escudos heráldicos y escudos gremiales. 

Lo podemos ver de esta manera: si los encargos son realizados por estos nuevos clientes, de esta religión, con estos gustos, de moda en la Europa cristiana...pues les damos lo que se nos pide. Ni más, ni menos.

Con esto quiero decir que los artesanos en su gran mayoría eran musulmanes; mudéjares tras la reconquista, y su arte de raíces orientales, poco a poco va siendo engullido por gótico cristiano, de una manera lenta pero fluida. 

De hecho, tras la conquista de Valencia en 1238, Jaume I otorgó a los derrotados un ordenamiento jurídico que les permitió seguir trabajando en los oficios en los que sobresalían, y en concreto promulgó un decreto que prohibía que judíos y cristianos utilizasen hornos árabes.
Esta amalgama, esta conexión con la estética hispanomusulmana, se ve claramente en el mundo de la cerámica hasta la expulsión de los moriscos en 1609; tanto en la verde-manganeso de Paterna, en los socarrats, y en la  azul cobalto de Manises y su maravilloso reflejo metálico.

En breve abordaremos el tema que nos falta en los socarrats: Antropomorfo o figuras humanas, donde caben también los personajes de leyendas valencianas como la Melusilla y el Butoni.

Un saludo